Bienvenidos

Visitas: 11317

 

La enseñanza es la función medular en la formación de maestros y profesores en nuestro país.

Desde este Departamento se entiende necesario promover la revalorización de esta actividad con el reconocimiento de un saber específico propio, el saber enseñar. La profesión docente exige no solo un alto compromiso social, ético y académico; sino también un alto grado de humanización para lograr el vínculo invisible que promueve el aprendizaje y que hace del enseñar una actividad disfrutable.

El desafío propuesto es pensar colectivamente la complejidad de la enseñanza de la disciplina en este siglo; su relevancia en cada nivel de enseñanza y comprender cómo se puede aprender y enseñar mejor. Asimismo, la comprensión del devenir histórico de la enseñanza de la biología, puede constituir el sustento teórico sobre el cual analizar las realidades presentes y proyectar la transformación de su enseñanza. Hoy las vías de comunicación transforman las formas tradicionales de enseñanza, al tiempo que se generan nuevos desafíos para indagar sobre la conceptualización teórica y epistemológica de cómo se construye el conocimiento en esta área y de las prácticas educativas que se llevan a cabo vinculadas al modelo de enseñanza; al desarrollo de un pensamiento científico con significado cultural; a la concepción curricular de esta disciplina en la formación; a la perspectiva desde la cual ésta se aborda y a la evaluación de la misma en el marco de la enseñanza terciaria.

Hoy más que nunca esta profesión exige una formación permanente para la actualización y profundización de saberes disciplinares. Se procura que este espacio se constituya en una de las formas de compartir el conocimiento generado dentro y fuera de la comunidad de Formación Docente para la mejora de la enseñanza de las Ciencias Biológicas a nivel terciario.

Tal vez entre todos, podamos potenciar el pensamiento de Rancière según el cual se puede enseñar lo que se ignora si se emancipa al alumno, si se le incentiva a utilizar su propia cabeza, que se espera esté bien puesta, antes que bien llena.

 

Gabriela Varela Belloso